Nosotros

Desde el año 1930 la familia Solé han sido los panaderos del pueblo de Esterri d'Àneu.

Tradición familiar

El abuelo Antonio se trasladó a la zona desde Isona en la comarca vecina del Pallars Jussà, ya que era uno de los tres pueblos de la zona que tenían una panadería que estaba temporalmente sin panadero. El horno de pan original “Casa Isona” abrió el día 1 de noviembre de 1930 y se encontraba detrás de la iglesia, donde ahora está la hamburguesería dirigida por una bisnieta de Antonio. Entonces el pan se vendía en el supermercado de la Calle Mayor, también propiedad de la familia Solé.

Después de un incendio en 1970, el horno de pan fue trasladado desde el interior del pueblo a unas nuevas instalaciones al final de la Calle Mayor. Desde 1972, la segunda generación (también Antonio) comenzó a hacer algunos pasteles y tortas, principalmente las tradicionales Monas de Pascua y las Tortas de Colecta.



Ahora, el horno de pan está siendo dirigida por la tercera generación, nieto y maestro panadero (y también Antonio de nombre), y el negocio es muy diferente de lo que era originalmente. Desde principios de los años 80 Antonio comenzó a producir una gran gama de pastelería que se venía en el supermercado de la familia en el pueblo. Después de tomar el relevo de su padre, en 1996 se construyó una tienda al lado del horno de pan que estaba abierto durante los meses de verano para vender el pan, las tortas y los pasteles para los vecinos del pueblo y los turistas que visitaban los valles de Àneu por igual.

Después de extensas renovaciones y ampliaciones, el actual “Granja l’Aneuenca” se abrió a tiempo completo en el verano de 2001.

El horno de pan es ahora muy diferente de sus orígenes. Lo que no ha cambiado sin embargo, es la búsqueda del propietario de la perfección y la excelencia siguiendo directrices tradicionales de calidad. No en vano Antonio fue uno de los primeros panaderos al recibir el Diploma de Maestro Artesano y la Carta de Artesano Alimentario de la Generalidad de Cataluña, mientras que el aneuense fue el primer negocio en recibir la denominación de Industria Artesana en las comarcas de Lleida.



El Horno

El horno se inauguró el día de todos santo (1/11) de 1930 y en 1972 se comienza a trabajar la pastelería, aunque ya se hacían algunas cosas de temporada: bollos, coca de recapte con arenques, empanadas de espinacas, tortas de panadero y tortas de fiesta mayor.

Hoy en día se dispone de gran cantidad de especialidades: Tortas dulces y saladas, helados artesanos, pastas de té, pastelería y bollería …

Una de las pastas reinas es el llamado ROC DE SAN MAURICIO , especialidad hecha a base de claras de huevo, azúcar y almendra. En cuanto a los pasteles, se trabaja todo tipo de pastel, los tradicionales y también alguna especialidad de la casa como el pastel de yogurt o queso con mermelada de arándanos (producto que da nombre a los valles y que se incorpora a nuestro logo ). Uno de los productos estrella de la casa es el biscuit glacé y las bandas de hojaldre con frutas.

La clientela que tenemos es la gente del pueblo, pero dado el pequeño número de habitantes, en verano y en temporadas turítiques es cuando más producimos y cuando más surtido podemos tener.