Rocs de Sant Maurici

Nuestro producto estrella

Rocs de Sant Maurici





El Horno Aneuenca, se inauguró el 1 de noviembre 1930 y en 1972 se comenzó a trabajar en pastelería, aunque de hecho ya venían haciendo algunos productos de temporada como los bollos, las “cocas de recapte con arenque”, empanadas de espinacas (empanadas), tortas de panadero y tortas de fiesta mayor (torta de solteros). El actual propietario, Antoni Solé Casas, que cuenta con el diploma de maestro artesano y la carta de artesano alimentario que son concedidos por la Generalitat de Cataluña., Forma parte de la tercera generación familiar que regenta el negocio. Asimismo el aneuense también disfruta de la denominación de industria artesana, siendo la primera en tener este reconocimiento en la provincia de Lleida.

Hoy en día se dispone de gran cantidad de especialidades: tortas dulces y saladas, helados artesanos, pastas de té, pastelería, repostería y bollería.

Una de las pastas reinas de la casa es el conocido ROC DE SAN MAURICIO, especialidad hecha a base de claras de huevo, azúcar y almendra, que se puede consumir a lo largo de todo el año, representa una buena opción como souvenir de la zona y además al ser energético y duradero, es también un buen aliado para las caminatas por la montaña. El nombre se lo puso el propietario ya que tenía la necesidad de unir su trabajo con el territorio donde se desarrolla, viendo la forma de montaña de la pasta, desigual y caprichosa, pensó en las montañas del parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, concretamente en los “Encantados” en el Lago de San Mauricio, finalmente optó por San Mauricio ya que tal es el nombre del Lago lo que define al conjunto del Parque Nacional y el nombre de piedras (piedras) se debe a la textura semidura de la pasta.

Para Antoni Solé, esta pasta no es la que le proporciona más popularidad, pero es la que le permite identificarse con la zona pirenaica en la que vive, orgulloso de haber podido combinar sus dos pasiones, la pastelería y su territorio, en una apuesta arriesgada de sacar adelante un negocio en una zona rural, con poca población y sometida a mucha estacionalidad turística. Hoy en día, Antoni está contento de haber apostado por esta inversión económica, personal y familiar, e intenta combinar la tradición con la innovación, asistiendo regularmente a cursos de formación y demostraciones que después aplica y personaliza en la aneuense.

ROCS DE SANT MAURICI:

-1/2 LITRO DE CLARAS
-1kg. DE AZÚCAR
-1200GR. Granito de almendra TOSTADObr>
En un cazo se ponen los tres ingredientes mezclados y, con una paletina de madera, ser irá removiendo a fuego no muy fuerte, hasta que empiece a hervir. Después se retirara del fuego y se esparcirá sobre el mármol para su rápido enfriamiento.

Cuando la pasta está un poco fría, con las manos mojadas iremos separando trozos más o menos del mismo tamaño a los que daremos forma de montaña (desigual). Se disponen las pastas en latas y se dejan secar durante un día, pasando al día siguiente a cocer a 220 grados, hasta que estén doradas, dependiendo el tiempo de la cantidad. Cuando la pasta está fría la posibilidad de bañarse en chocolate.

Se puede tomar como pasta de té, como merienda o energético y resulta ideal para combinar con el licor de la zona “ratafía” que se elabora a base de nueces o membrillo con aguardiente y gran diversidad de hierbas medicinales de la zona que se recogen principalmente en San Juan. Este licor es altamente digestivo.